Hambre Física o Emocional?

Es probable que todas las personas en algún momento del día sintamos repentinamente deseos de comer algo, un antojo, o quizás sentimos sensación de hambre constantemente pero realmente sabemos diferenciar si en realidad es hambre o es simplemente un antojito.

 

Aunque algunas veces pensemos que sea algo sin relevancia, realmente es algo que perjudica nuestra salud ya que al no ser conscientes del tipo del hambre que tenemos podemos comer en exceso y tener así hábitos pocos saludables. Existen varias maneras de saber si el hambre que sentimos es un hambre física, es decir aquella que es una necesidad biológica o si por el contrario es emocional la cual surge de algún estado de ánimo. A continuación les daremos algunas claves para poder identificarlas:

  • Una de las maneras principales de diferenciar este tipo de hambre es el tipo de alimento que queremos consumir, cuando tenemos hambre física aceptamos cualquier tipo de comida, por el contrario cuando es emocional nuestra tendencia es elegir algo puntual comúnmente algo que sabemos que no es necesariamente sano.
  • El hambre física nos da de manera gradual por lo tanto puede esperar, es paciente. El hambre emocional surge de manera repentina por lo cual queremos comer inmediatamente.
  • Otro factor que nos indica el tipo de hambre que tenemos es la manera en que elegimos como vamos a comer, si nuestra hambre es física pensamos mejor y comemos con atención. Por el contrario el hambre emocional hace que elijamos alimentos automáticamente y comamos casi sin darnos cuenta.
  • Un claro indicador de nuestra hambre emocional es que jamás estamos saciados, a pesar de comer nunca estamos llenos contrario al hambre física, ya que al comer y al sentirnos satisfechos paramos.
  • Finalmente una de las maneras más fáciles de identificar si es hambre física o emocional es nuestro sentimiento de culpa, efectivamente si después de comer sentimos culpa, esto nos indica que claramente es un capricho y que comimos emocionalmente. Cuando comemos por hambre física jamás sentiremos culpa ya que estamos saciando una necesidad.

Una vez que hayamos identificado el tipo de hambre que tenemos podemos mejorar nuestra manera de alimentarnos, adicionalmente debemos tener en cuenta que si nuestra hambre es emocional podríamos controlarla tomando agua, comiéndonos una fruta o tomándonos un té, es  importante no consumir de más y ser conscientes de las decisiones que tomamos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *